El paso de las grullas

Comparte esta Entrada!!

Si hay algo bonito en estos días de invierno es el paso de las grullas. Su sonido tan característico nos dice que está acabando el mal tiempo, que pronto renacerá la vida en el campo. Fieles, año tras año, nos visitan miles de grullas en su largo peregrinar a tierras mas frías. Todas las mañanas, de 10 a 12, pasan con su típica forma de V por encima de nosotros. Desde casa, podemos distinguirlas perfectamente pues todavía no vuelan alto. Incluso alguna se ha quedado en el campo a comer y luego sea ido. Se dejan notar. Tienes que mirar al cielo porque el espectáculo es impresionante.  Intentan coger altura y es entonces cuando podemos oírlas y ver como se agrupan esas que van más  retrasadas, o van heridas. Hay días que hacen círculos en el aire gritando y gritando como si estuviesen en una asamblea decidiendo si emprenden la marcha o no. Es maravilloso. Me tienen enamorada .A veces no pueden pasar el Pirineo por nieve o niebla y regresan al caer de la tarde a la alberca de Alboré y al pantano de las Navas. Allí podemos verlas de cerca (sin molestarlas) descansando y comiendo. Un espectáculo que recomiendo a todo el mundo. 

Galería de Imágenes