Punto de encuentro Circular Mallos de Agüero

Comparte esta Entrada!!

En la quinta ruta programada, por la Comarca de la Hoya/Pana de Uesca, de Puntos de Encuentro 2017, se realizara la vuelta circular a los Mallos de Agüero. Será este domingo día 18 de junio con salida a las 10 horas junto al camping de Agüero y una duración de 5:30 horas.

Esta ruta presenta varios aspectos relacionados con la Geología que la hacen muy atractiva, ya que discurre por tres Lugares de Interés Geológico (LIG), recogidos en el decreto 274/2015 del Gobierno de Aragón. El recorrido comienza en la localidad de Agüero. Se toma el sendero en dirección a la cueva Al-Foraz y que discurre por el barranco de la Rabosera (que también es el sendero que lleva a Villalangua). Podremos observar de cerca los mallos de Agüero,  menos conocidos que los de Riglos y los de Murillo, pero también muy espectaculares. En la excursión aprenderemos cómo y por qué se formaron estos gigantes de piedra y sus diferencias con respecto a sus “hermanos” de Riglos y Murillo. Pasaremos por la antigua tejería y un poco después por la Cueva Al-Foraz, un ejemplo de morfología kárstica, tan típica en otras zonas del Prepirineo como la Sierra de Guara. Otro de los aspectos más notables que se pueden observar son las estructuras geológicas claramente visibles en el paisaje, formadas durante la elevación de estos relieves, tales como discordancias angulares y pliegues. Después continuaremos dirección Villalangua, cruzando el barranco de la Rabosera y ascendiendo por el Solano Blasico. Más adelante se toma un desvío para acceder a la Ermita de San Esteban, del siglo XII. Desde allí, volvemos al camino y seguimos dirección San Felices. Esta parte del recorrido discurre por un precioso bosque repleto de madroños. Regresaremos a Agüero por una pista que recorre el GR 1 y que es el camino histórico de conexión con Fuencalderas y las altas Cinco Villas. Además de muchos aspectos geológicos, otros protagonistas de la excursión son las aves rupícolas ligadas a los mallos de Agüero como pueden ser los buitres, muy abundantes en la zona, y otras aves más esquivas como el halcón peregrino, que habita en estos peñascos. También típicas de este ambiente rocoso son planas rupícolas como la Saxifraga longifolia (corona de rey) y el Umbilicus rupestris (ombligo de venus).